Ilusiones ópticas

Por Nina Costa
Canecalón, 2004

Ambas muestras fueron muy (bien) comentadas por la gente y los medios. Aquí, una mirada de estos dos proyectos, que enriquecieron las buena agenda del Museo de Arte Moderno de la Ciudad.

Primero las damas. La obra de Silvia siempre la he visto como la de una precursora, básicamente porque comenzó a trabajar en video y otros medios con mucha soltura y compromiso, mucho antes de que sean tan accesibles para todos.

Muy pregnada de poesía, su mirada es profunda y femenina, sin miedo de tocar bordes, como la soledad, la ausencia, el futuro incierto y la metafísica.

Aquí, una sorpresa: la posibilidad de sumergirse, sin anestesia, en su mundo mas privado, en un mundo de sensaciones que no respetan la gravedad, el lenguaje común, ni las consistencias conocidas. En una impecable instalación, en un espacio en el que realmente saco provecho (la sala superior del Museo) llenándolo de sonido y cambiando toda percepción espacial, se cuenta una historia, varias historias de las cuales, a pesar de estar (prácticamente) metidos en ella, quedamos fuera. Que pasa ahí? Hay una orgía? Se están peleando? Hay algo en medio de una marea humana. Se abre el grupo? Se desarma el discurso? Muchos interrogantes que nunca termine de dilucidar (y fui tres veces). Si, puedo decir que allí estuve, jugando a ese (su) juego: “a veces la condena es jugar el juego indefinidamente…” nos dice la artista. Y como resultado, puedo decir, me fui llena de intrigas y anhelos que adoro tener cuando salgo de ver una muestra impecable.

Valansi: Bueno, empecé por la sala Abstract… Mi primera impresión fue… Gabriel esta pintando…y si, el señor esta pintando. Los colores y las formas de sus “identificados” se han transformado en cuadros expresionistas. Y muy al contrario de todas las criticas, comentarios y aun del propio artista. La obra no me remitió al ser observado, la medida de la quijada, la gente espiada por el satélite. Me dio la sensación de ver una obra mucho menos paranoica. Yo se que voy en otra dirección a la que todos van y ven. Pero querido Gabriel, festejo tu conexión al color, y tus retratos, son retratos buenísimos, y hasta creo que esos sistemas que tan bien representas , realmente no son efectivos, digo: cada vez la inseguridad es mayor, cada vez es mas fácil espiar y urgar.

Igualmente, la estrella es el video de opera intervenido. Ahí, si me quede a vivir. La primera vez no podía irme, increíble, me encanto…la segunda, sonreí, porque disfrute del efecto. La tercera… estaba roto el auricular… una pena. Esa obra es realmente maravillosa, superlativa y transparente, todos veían cosas distintas, las lecturas subían y bajaban de tono cuando la gente la veía. HERMOSA . Felicitaciones. Una obra maestra (festejo de elección de las arias). (1:72): Bueno, otro plato fuerte el cual escribiría un par de paginas…Una obra si se quiere efectista…pero viva el efecto, entonces! Una obra silenciosa y enigmática, un viaje al lugar imposible, ser testigos de una explosión en escala 1:72. Linda, prolija, bien resuelta, arriesgada, para quedarse un buen rato, sacando conclusiones.

Gabirle Valansi y Silvia Rivas, no se si sentaron juntos a discutir vuestras muestras, pero lo que si esta claro es que Laura Bucelatto tuvo la buena idea de juntar estos dos proyectos que sumaron fuerzas.

© Silvia Rivas / 2015