Paisaje a definir

Por Silvia Rivas, 2008

“…y así, cuando el equilibrio se rompe, el cielo escoge entre los hombres
a aquellos que son más sensibles, y los hace resonar…”
Han Yu 768-824

Hablar del Río de la Plata como superficie,
como escenario,
como plataforma neutra.

El río análogo a la llanura con la cual se funde.

Buscar definir un paisaje de atracción y albergue o luego,
de peligro y rechazo.

Definirlo por su mínima geometría que no atrapa la mirada sino en el trazo ligerísimo del horizonte, por el color de la tierra fundida en el agua…o por la reberverancia de la luz llorando lo que oculta en la suave textura del plano.

llanura mitad tierra, mitad agua, un manto triste que cubre nombres y borronea las huellas de un campo de batalla y manto fértil que dio más de lo esperado.
Hogar templado donde a veces se hace difícil sentirse en casa.

El trazo ubicuo y titilante del horizonte solo se pone por delante, responde a los polos de la violencia, del refugio, de la merma y la abundancia. El horizonte es dirección y certeza, una línea tras la cual inevitablemente se encuentra una realidad habitable.

Llueven pétalos, como miles de historias individuales.

© Silvia Rivas / 2015