Paraísos

Por Silvia Rivas, 2015

Igual el paraísos es nuestro…, son pequeños montajes donde se intenta remedar una idea de belleza, hablar de la pretensión de transformar cualquier objeto y circunstancia en objeto atesorable, de la imprescindible integración de la imagen electrónica en la materialización del imaginario, de la fragilidad, del intento de control…

Estando el paraíso natural presente, vecino o circundante, igualmente se hace vallado e inaccesible y solo parece realizarse en su representación.

Frente a una realidad caótica, cuando todo lo demás ha sido arrebatado se trata de insistir en la actitud de rescatar y re-diseñar, generar refugios imaginarios para lidiar con ese estado de situación: cuando el sentido de pertenencia está divorciado de la sensación de plenitud y albergue.
Así el fragmento se constituye en unidad, en la forma buscada y por eso representada cuidadosamente en un material tan delicado como en este caso la porcelana y sus asociaciones de sentido.

Se mezclan restos con algunos objetos preciosos con el fin de generar una pequeña escena, un rincón de curiosidades, una especie de aleph editado donde encontrar, atesorar y controlar un lugar soñado. Pero, para que esta materialización del sueño sea verosímil, portátil y confiable debemos echar mano a la ubicua imagen de pantalla donde se abre infinita toda la abundancia que afuera está negada.

Construir nuestro paraíso con lo que hay…, más: la imagen de pantalla.

© Silvia Rivas / 2015